Archivo de la categoría: Mis outfits

Cómo vestirse para diferentes tipos de entrevista.

¡Hola a todos y de nuevo disculpad por la falta de entrada el sábado pasado!

Como ya os dije en la entrada anterior, estoy hasta arriba de cosas y hasta me cuesta sacar algo de tiempo para el blog, y lo odio. Sin embargo, justo hoy se me ha ocurrido esta entrada cortita y muy muy útil.

Suelo pensar que no soy la más indicada para hablar de esto, puesto que no he ido a muchas entrevistas y soy la primera que me meto a miles de blogs con cualquier título parecido a “Cómo vestir para una entrevista”. Y, la verdad, muchos se contradecían los unos con los otros. Sin embargo, leyendo y leyendo al final llegué a una conclusión, y es que el outfit que eliges para una entrevista depende del tipo de trabajo al que te presentes, por lo que no hay un “uniforme para entrevistas” con el que siempre aciertes.

Y, por supuesto, vuelvo a decir que esta es mi opinión, pequeñas reglas aprendidas a contrarreloj horas antes de mis entrevistas o cástings, y que acepto cualquier tipo de consejos. Total, ¡soy novata!

1. Cástings

Soy muy nueva en el mundillo de los casting para ser azafata de eventos, y ante mi terror vi que no había ningún tipo de consejo ante cómo vestirte para este tipo de entrevistas. En un cásting normalmente no hay entrevistas individuales, sino que entras en una sala con un grupo de chicas y procedéis a enumerar vuestras experiencias como azafata, tus estudios, tu nivel de inglés (o conocimiento en otros idiomas…). Ten en cuenta que si estás en un cásting de este tipo, por mucho que hables sobre tu nivel de estudio, tu aspecto físico es casi lo más importante (¡mucho más que en cualquier otra entrevista!), por lo que no debes descuidar lo que llevas puesto.

Outfit

Siempre elijo un vestido de color básico, ya sea negro, gris o blanco. En mi primer cásting me puse el vestido de H&M gris que os enseñé hace un par de entradas (ya sabéis, ese que no llegaba a 10 euros, además, ¡ahora lo tienen en más colores! Yo he picado en blanco) porque es el vestido que mejor me ha quedado puesto en mi vida, el cárdigan negro de Pimkie que también os enseñé y mis botines negros con algo de plataforma y tacón, los de toda la vida (por fin me he hecho con otro par). ¿Sencillo? No, ¡más que sencillo! ¡Básico!

Allí me encontré con chicas que iban en vaqueros y camisa, y chicas que iban con un escotazo y una falda tan corta que si me concentraba lo suficiente podía verles las bragas, pero creo que esas diferencias radican tanto en la personalidad de cada chica como del tipo de trabajo de azafata que vayas a ocupar (¡recordad que hay azafatas de discoteca que se dedican a bailar y así es como deben ir vestidas!).

Así, en un cásting para azafata o modelo puedes presentarte más o menos como quieras, pero yo recomendaría algo que potenciase tu cuerpo sin pasarte de exagerada. Si tienes una buena delantera se notará en seguida sin que lleves un escotazo, al igual que si eres alta no necesitarás tacones de sobra, y si eres guapa… nos lleva al siguiente punto.

azafateishion

Lo que yo llevé al casting de azafata. Un bolso de otro color da personalidad y saca de la rutina a los tonos neutros. Yo no llevé collar, pero es recomendable.

Maquillaje y accesorios

Como digo en la imagen, yo me hubiese decantado por un bolso de tamaño mediano en colores pastel o más llamativo que el aburrido negro que llevé (Sí, más color negro), pero no tengo ninguno y todo depende de la paleta de colores que elijáis para la entrevista. Es mejor llevar uno mediano para poder tener un currículum a mano en caso de que se necesite (aunque las agencias de azafatas/modelos te hacen rellenar sus propios documentos).

Como calzado, a mí me recomendaron que siempre -siempre- llevase tacones, aunque no fuesen muy altos, porque te estilizan las piernas y potencian esa parte de tu cuerpo, que es algo que nos conviene en este tipo de entrevistas.

Y en cuanto al maquillaje, yo pensaba “mejor ir bien maquillada, ¿no? Para ir guapa”. ¡Pues no! De hecho, es mejor ir con la cara bien lavada y libre, sin mucho que la modifique. Así, yo me decanté por algo de base, pintalabios color nude (el Bare it All de Wet N Wild, del que estoy enamorada y es un clon casi perfecto del Velvet Teddy de MAC) y una simple raya negra. Como podéis ver, algo normalito.

  • Cárdigan: Violeta by Mango (supongo que lo tendrán en la colección básica de Mango).
  • Vestido: H&M.
  • Botines: H&M. Yo llevé estos.
  • Bolso: The Satchel Company. Hay imitaciones a montón de esta marca, haceros con uno, en serio.
  • Collar: Missguided.

2. Entrevista para el mundo de la moda/artístico

Este tipo de entrevista ya es algo más complicada y a mí es la que más me trae de cabeza. Para los que no lo sepan, tengo muchos problemas a la hora de introducir prendas algo más originales en mi estilo, combinar me da dolor de cabeza y, además, no acabo de pillarle el tranquillo a los trends. Y estas cosas son bastante importantes.

Outfit

Tanto para el mundo artístico como en el de la moda, aunque tu currículum y tu actitud dicen mucho de ti (más que en un casting), tu imagen exterior y lo que eliges para complementarla (¡o para definirla!) le aporta un empujoncito extra a tu CV, y eso nunca viene mal.

Por eso, el consejo más sincero en este apartado es: sé tu misma. Vístete como eres en realidad. Es más que probable que estés en esa entrevista porque tienes dotes artísticas o estás interesada en la moda, y por lo tanto, también muy probable que eso se refleje en tu forma de vestir. Así que no tengas miedo de mostrar eso en tu entrevista.

Eso sí, recuerda que una entrevista no deja de ser una ocasión formal, por eso, no te vuelvas loca y aparezcas con unos leggins rotos o una camiseta de grupo de música destartalada. Recuerdo que leí que a muchos entrevistadores les incomodaba cuando un entrevistado aparecía con camisetas sin mangas o con sandalias. ¿Por qué? No tengo ni idea, pero yo tomé nota.

Para esta entrevista yo trataría de mezclar la formalidad que se espera en la forma de vestir de una entrevista y las tendencias del momento. Por supuesto, no me voy a plantar con un vestido largo de flecos, pero si las faldas midi están de moda quizá me decantase por una de ellas, así como un sombrero fedora para darle un toque chic (recordad que si la entrevista es dentro de un edificio deberéis quitaros el sombrero al entrar en la sala).

entrevistmoda

Lo que yo me pondría. Quizá el bolso de flecos tan largos con el sombrero es demasiado, pero pilláis el concepto, ¿no?

Maquillaje y accesorios

Como con la forma de vestir, el maquillaje muchas veces refleja nuestro lado más artístico, por lo que no es mala idea lucirse un poco en estas entrevistas. Si eres muy reconocida por tu raya del ojo diferente a lo normal o porque tienes un estilo de maquillaje muy tuyo, no tengas miedo de mostrarlo. Por supuesto, siempre entrando dentro de la regla del no pasarse. Aunque vayas a una entrevista para ser maquilladora profesional, tu mayor destreza de fantasía debe mostrarse en tu CV o portafolios, no en tu rostro.

En cuanto a accesorios, yo elegiría llevar solamente una de estas pulseritas que también rodean un dedo (las llamadas hand chain en inglés) en plateado. ¿Por qué? Porque os aseguráis de mantener el conjunto libre de un excesivo despliegue de bisutería, pero sin dejar de darle un toque original.

Por otro lado, para una entrevista en el mundo de la moda sería un detalle si pudieseis llevar una prenda conocida de X marca, como por ejemplo el bolso de Zara del que os hablé la entrada anterior, o alguna bufamanta si aún hace frío, puesto que son tendencias archiconocidas y demuestran interés o instinto por la moda.

No os olvidéis de que ser original y seguir las tendencias no significa llenarse de una vez con todo lo que vemos en los escaparates. Sé selectiva, y si crees que algo en tu outfit es “demasiado”, fíate de ti misma.

  • Trench beige: SheInside.
  • Falda midi pincel de estampado paisley: Missguided.
  • Floppy hat: Aliexpress.
  • Botines: H&M
  • Camiseta básica: H&M (y como es básica, de cualquier marca os sirve). Yo eligiría una más arregladita, pero así se veía mejor.
  • Bolso de flecos: Zara (bastante barato para ser de Zara, 20 euros).

3. Entrevista comodín

El outfit definitivo. Ese que nos sirve para todo tipo de entrevistas serias, de ese tipo de entrevistas que todos pensamos que deberíamos ir con una americana gris recta, falda lápiz del mismo color y camisa blanca. ¿Pero es esta la única opción? No, claro.

Outfit

Es mejor si nos ceñimos a colores neutros como el blanco, beige, gris, negro… y, sí, lo clásico puede llegar a vender, pero yo en una entrevista de este tipo busco dar un giro al clásico outfit. Así, en vez de una falda negra de lápiz me decantaría por unos pantalones negros de tiro alto (independientemente de si son de tipo traje o más tirando a vaqueros), unos botines básicos, camisetao camisa, como mejor te veas!) y una americana de punto que no sea de color negro.

formalinterview¡A este tipo de americanas de punto me refiero!

Esta blazer de punto es la clave, puesto que puedes llevar un vestido negro ajustado debajo y aún así dar sensación de profesionalidad. Con esto lo que haces es dar un aspecto “tipo mujer trabajadora”, pero sin abandonar esa actitud juvenil que tenemos las que aún no hemos tenido la oportunidad de trabajar.

La primera chaqueta es de H&M y, la segunda, de Missguided.

Maquillaje y accesorios

“Ni tanto, ni tan poco” podría ser la definición para el maquillaje con el que deberíamos presentarnos en este tipo de entrevistas. Mientras que en los cástings es mejor que apostemos por lo más natural posible y en las entrevistas artísticas enseñar un poco de ese alma creativa, en una entrevista como esta es mejor que nos hagamos lo que mejor conocemos. Un maquillaje con el que nos sintamos cómodas, quizá algo de rímel, raya de ojos y un leve color en los labios sea suficiente.

En cuanto a los accesorios, seguimos en la misma línea. Sencillez. Sin embargo, siempre tiendo a imaginarme con un reloj en lugar de pulseras para entrevistas más formales, quizá porque transmite una sensación de que la persona que lleva el reloj es puntual y sabe organizar su tiempo. Ya sabéis, la imagen que se proyecta en una entrevista es todo psicología.

4. Mini ráfaga de consejos [recopilación]

  • No lleves sandalias. Llevar al pie al descubierto no se ve profesional.
  • No vayas en tirillas, camisetas sin mangas o en palabra de honor. También se ve demasiado informal. Con una simple y fina camisa encima, o un kimono, haces el mismo efecto y no dan tanto calor.
  • No me seas exagerada, en cualquier aspecto.
  • El escote no debe ser pronunciado.
  • Tacones siempre, pero con moderación. Que te sientas cómoda andando en ellos.
  • Recomendable un bolso de tamaño mediano en el que puedas llevar tu CV.
  • Ve limpita. Parece que no habría que decirlo, pero no sabéis la de cosas que me han contado. En serio.
  • NO TE DISFRACES. Si te sientes demasiado incómoda con lo que llevas puesto, se notará a leguas. Si es una entrevista muy formal y tú no eres nada formal, asegúrate de llevar algo “tuyo”, ya sea un colgante o pulsera.

¡Y esto ha sido todo por hoy! Espero que os haya servido de algo, porque a mí me ha costado casi año reunir todos estos consejos para mí misma. Por supuesto, vuelvo a decir que soy novata en esto y que acepto cualquier tipo de consejos, ¡o llamadas de atención!

Y vosotras, ¿qué os pondríais para una entrevista?

¡Ya sabéis que podéis decirme lo que sea por aquí o por mi cuenta de twitter, @LunnVic!

Nos vemos el próximo sábado ❤

Qué ponerse para una Graduación.

¡Buenos días!

Como habréis notado, ya estoy en España, y desde que he puesto un pie en la Madre Patria no he parado. La primera semana entera siquiera dormí en casa porque tuve que cuidar de mi abuela, deshacer maletas y cajas de UK, enviar currículums, hacer fotos a toda la ropa que pienso vender… Pero finalmente he sacado algo de tiempo para hacer esta entrada que me habíais pedido.

Los que ya me conocéis sabéis que soy ese tipo de chica que siempre tiene la mejor idea del mundo… tres días después de necesitarla, y es que al hablar de outfits puedo contar con lo dedos de las manos las veces que he acertado en qué ponerme antes de que comenzase este maravilloso año en el que -por fin- me paro a pensar qué me pongo. Y lo mismo pasó en mi Graduación en Periodismo, el verano pasado.

Podría sacarme muchas excusas: aún no me interesaba mucho la moda, el vestido que había pedido por Internet se había pedido en el correo (llegó la misma mañana de la Graduación y me quedaba corto), no quería hacer a mis padres pagarme vestidos de graduación, pasaba día y noche haciendo el TFG y sacándome el carnet de coche como para pensar en vestiditos (de hecho, aprobé el examen LA MAÑANA SIGUIENTE a mi graduación). Así que tuve que improvisar, y aunque no quedó mal, siempre me arrepentiré de no haber dedicado algo de tiempo al qué ponerme.

Y no quiero que os pase lo mismo. yogradu Esto fue lo que yo llevé puesto para mi graduación. Nada que no te puedas encontrar en una noche de fiesta veraniega, ¿verdad? Pues eso. Desde luego, resaltaba entre las demás, pero no estoy segura de que fuese positivamente. ¿Un corpiño casi en denim y una falda larga para una graduación? ¿Todo en NEGRO? En fin. ¿Bolso? Como os dije, solo tenía dos bolsos (conclusión: bisutería plateada pero bolso con grandes detalles en dorado) y tacones -quizá- demasiado altos (pero de lo que no me arrepiento porque son unos Iron Fist de los que estoy enamorada y, además, tengo demasiados tacones que nunca utilizo porque no veo la ocasión de hacerlo).

Por eso he hecho recopilación de algunos vestidos, monos y demás que YO me pondría si tuviese la Graduación este año:

1. Vestidos

Clasicazos, pero no por ello menos acertados para la ocasión. Como me pedísteis que no fuesen muy caros, he intentado bajar el presupuesto todo lo que he podido, porque entiendo cómo está la cosa y, además, pata eso esto en un blog low cost. Con los vestidos en una graduación, yo prefiero que no lleven mucho escote, y si lo llevan, que sea en la espalda. Además, yo personalmente también me inclino hacia los vestidos cortos y con vuelo, que son los que me dan más sensación de “día”. hm En H&M encontré estos dos vestidos que me encantaron. Aunque hubiese preferido el verde (30 euros) en algún tono algo más claro, el hecho de que la falda tenga esa forma me llamó la atención desde el primer momento. Quizá es demasiado cerrado en el cuello, pero este y el siguiente son el modelo perfecto de “vestido base”. Nunca, nunca te equivocarás con este tipo de vestido, y podrás ser más imaginativa con los complementos.

En cuanto al azul (20 euros), aunque se aplica lo mismo que el anterior, es aún más básico al no tener ningún tipo de detalle (el mismo modelo pero en negro tiene transparencias en la cintura). Sin embargo, el color es perfecto, perfecto para una Graduación (personalmente me encanta este tono de azul para eventos chachis) y te seguirá sirviendo para otras ocasiones. Además, este tipo de vestido suele quedarle bien a todo el mundo. asosmadrid No, no son el mismo vestido. Este vestido rosa de ASOS no solo cuesta 48 euros, si no que la única talla que no está agotada es la XL. Igualmente quería enseñároslo porque me gustaría mucho verlo en una graduación, incluso si teniendo doble escote (en el pecho y espalda abierta) lo hace demasiado exagerado. Me resulta muy femenino, y este tipo de vestiditos rosas de luce mucho mejor de día.

En cuanto al azul (27 euros), es talla única (S) y lo he encontrado en una tienda llamada Da2moda, en la segunda planta del centro comercial Tres Aguas, en Madrid. Lo tenían en este color azul cielo y en un amarillo pastel muy suave, perfecto. Además, la parte del pecho tenía relleno y sujetaba muy bien, algo perfecto para este tipo de vestidos con los que siempre acabas pensando “¿Y qué sujetador me pongo con esto?”. Si alguna podéis ir a echarla un vistazo os lo recomiendo, porque tienen cosas muy originales y cucas.

También hay uno parecido en SheInside/Aliexpress. miss

Este es uno de los vestidos de mis amores (56 euros). Me encantó desde el primer día que lo vi, y aunque tenga brillo (que es algo que me echa para atrás para una graduación a la luz del sol), me parece perfecto. De hecho, en Missguided lo tienen en la sección de “Prom”, es decir, para lo bailes de final de curso americanos. Así, aunque el estampado es más primaveral que veraniego y el brillo, yo le daría una oportunidad a este vestido. ¿Por qué? Porque es muy versátil. Sirve para destacar y estar mona en la ceremonia, pero también es adecuado para la fiesta nocturna, si es que vais directos a ella.

Sé que es el más caro de los vestidos, pero a veces no puedes evitar caer en algo con un precio más elevado. ¡Lo siento! Lo único bueno del precio es que Missguided tiene envío gratuito a partir de 30 euros.

2. Monos

No podía faltar en mi entrada una larga sucesión de sugerencias sobre monos, ¡y es que hay muchísimos! Normalmente uso los monos como algo de diario, pero como ya os dije en la entrada de San Valentín, me parece una gran idea apostar por un mono en este tipo de celebraciones largas, puesto que nos olvidamos de si viene aire y se nos levanta la falda, o de si es muy corto… Con un mono, además de ir diferente, vas cómoda.

mono corto

Empecemos por los monos cortos, mis favoritos. No sé por qué últimamente me llaman más la atención los monos en tonos nude, pero creo que se nota esa pequeña infuencia en estas recomendaciones. Pero es que, ¿y lo bien que queda un mono corto en color nude con piel morenita? ¡Porque espero que vuestra Graduación no sea justo después de acabar los horribles finales o las recuperaciones!

Estos son los que yo elegiría. Aunque el primero, de ASOS y en nude (41 euros), me encanta, se lo recomiendo a esas chicas que se sienten más que cómodas sin sujetador o con sujetadores adhesivos. Tiene pinta de quedar súper cuco. Lo mismo diría del mono color vino (31 euros): es muy tapadito y elegante por la parte frontal, ¡pero mirad la espalda! Imposible llevar sujetador. Aún así, si os gustan, pensad que la Graduación es cosa de un día solo, y que un pelín de incomodidad no es nada. Eso sí, si vais a estar todo el rato pensando en eso, o no veis que os favorezca, a otra cosa mariposa.

Y por eso tengo aquí otros dos. El nude con solo una manga me parece un clásico del diseño (21 euros), y da automáticamente un punto elegante. Con un cinturoncito seguro que queda precioso, y a veces, menos es más. ¡Y ese precio!

Por otro lado, el mono con detalle de encaje (35 euros) me tiene por completo enamorada. 100%. No solo es comodísimo de llevar porque no tiene ningún tipo de abertura ni falta de manga (por lo que puedes llevar un sujetador normal y corriente), si no que además el tono de rosa (lo llaman “dusky pink”, que es el rosa oscuro de toda la vida) me parece muy, muy original. Más que un nude, por ejemplo. Este es el mono que yo me cogería para mi graduación, sí o sí. ¡Pero mirad esos detalles de encaje en el pantalón! ¿No son adorables?

monolargo

Yo nunca podría ponerme un mono largo porque soy muy muy bajita y me quedan mal, pero no podía dejarlos fuera de la ecuación porque un mono largo es siempre una gran alternativa. Elegante y original. Si eres alta o por alguna maravillosa razón eres baijta y te quedan bien, esta podría ser tu solución.

Lo bueno de los monos largos es que, al tener las piernas cubiertas permiten un escote trasero o delantero más pronunciado sin que quede un conjunto descompensado con demasiada piel al descubierto.

Aunque los estampados floreados no me gustan mucho para una graduación, he puesto dos monos con estampado que los he visto puestos y quedan muy bien. El primero (75 euros. Sí, ya lo sé) quizá es demasiado floreado, pero me parecía muy original, y el segundo mono estampado (56 euros) me parece precioso. ¡Precioso! Quizá es un poco oscuro para una graduación, pero merece la pena. Sé que ambos son caros, pero no sé qué le pasa a ASOS con los monos que se vuelve loco. Pero al menos espero una gran calidad a cambio.

En cuanto a los monos lisos (49 euros), elegí este modelo de Missguided por el aspecto clásico pero arreglado que le dan a cualquiera que lo lleve puesto. También lo tienen en color camel y en azul cielo. El nude me pareció más que ideal para la ocasión, y el negro es un color neutro con el que nunca te equivocas, y eso que a mí no me gusta mucho para una graduación. Tanto con un cinturón como sin él, me parecen una gran elección.

Y por último, el mono largo que yo me cogería si me quedase bien. Me parece precioso, sumando que normalmente los dobles escotes me parecen demasiado, que este mono de ASOS (55 euros) me guste tiene su mérito. Por supuesto, es un mono para llevar in ningún tipo de sujección en el pecho, salvo algún adhesivo.

3. ¡Me importa un comino!

locas

Entiendo que hay mil estilos y que no a todas os gustan las cosas que pongo, por eso aquí os dejo dos opciones más “alocadas”, más alejadas de las reglas que me he puesto a mí misma sobre cómo vestir en graduaciones pero que me parecen igual de acertadas dependiendo de la personalidad y el estilo de quien lo lleve.

Por ejemplo, el primer conjunto es un set de dos piezas (top, falda) que a mí me parece único y que quedará genial en junio cuando tengamos la piel más morenita. Además, me encanta cómo da la sensación de ir mucho más formal, más “tapadita”, pero que al ser encaje en realidad estamos bien fresquitas y, ante todo, destacando por mucho entre las demás (que no es lo más importante, ¿pero a que es un plus?). Sé que lo tienen en más colores, pero no sé si están en la tienda o solo en sus anuncios, ¡echad un vistazo! Eso sí, lo malo es el precio, que se te queda en unos 75 euros (pero con gastos de envío gratis al superar el mínimo).

Y luego está esta otra locura (39 euros). Ahora está agotado, pero estoy segura de que repondrán unidades dentro de poco. Pensé en esta falda-pantalón porque sé que muchas se sienten inseguras al llevar falda, aunque sea larga (os entiendo) y llevar una falda-pantalón siempre ha sido algo alejado de la elegancia. Pero todo cambia cuando la falda larga resulta ser una cola, ¿verdad? Aunque el estampado floreado no es algo que yo eligiese para una graduación, y que al final el conjunto resultaría muy parecido a lo que yo llevé, hay que pensar que estar cómoda y sentirse a gusto con lo que llevas a tu graduación es lo más importante. Y para terminar, solo decir que hay múltiples opciones para ponerse como top, desde un crop top con escote corazón y hombros al aire (algo como esto) a un corpiño blanco que le dé un look aún más rompedor a esta original falda-pantalón.

Y si fuese una graduación de noche y yo fuese a ir, tened por seguro que yo elegiría este set de falda y top (lamentablemente fuera de stock desde ni se sabe de tiempo). Como siempre, se lo vi puesto a thebeautycrush y me enamoré por completo. ¡Es estampado es bordado en hilo!

4. Mini ráfaga de consejos

  • No te dejes llevar por los trends del momento. Puede que llevar un vestido de flecos hasta el suelo parezca perfecto este año, pero piensa que tu graduación es muy importante y no querrás que en unos años veas la foto y digas “quién me dejó salir así a la calle”.
  • Evita el color negro. Las graduaciones suelen ser por la mañana o a primera hora de la tarde, por lo que incluso celebrándose en un lugar cerrado seguramente pases mucho tiempo al sol, y no queremos disgustos. Además, al ser una celebración de día (y en Junio o Julio) llaman más los colores alegres, veraniegos.
  • Evita los estampados. Este punto tiene mucho que ver con el primero. Los estampados tropicales, tribales, orientales… están mucho de moda, ¿pero son adecuados? Si vas a apostar por un estampado, que sea el floral. Aunque recuerde más a la primavera que al verano, pero no pasa de moda nunca.
  • Evita telas con mucho brillo, como raso, telas metálicas o bordados con hilos brillantes si la graduación va a ser por completo bajo el sol. Pareceremos adornos de Navidad. Si es en un sitio cerrado, a ello.
  • Lo importante es sentirte bien con lo que lleves puesto. Sea incómodo o comodísimo, lo esencial es que te sientas bien mirándote al espejo cuando lo lleves puesto. Esa es la señal de que estás radiante.
  • Tacones. Esenciales. Aunque tengan una mínima altura, por favor, ve con tacones.
  • ACCESORIOS. Esto iba a ser otro apartado, pero no tenía tanto que decir. Es tan fácil como: conjunto llamativo = accesorios simples/escasos. Conjunto simple = accesorios llamativos (collares statement y así). En cuanto a los bolsos, lo mismo. Yo llevé uno pequeño a la ceremonia y luego lo cambié a uno más grande para ir a la celebración puesto que tenía que llevar las manoletinas, la cámara de fotos, chaqueta por si hacía frío (muy arrugada)…

¡Y eso ha sido todo! ¡No sabéis lo que me ha costado escribir esta entrada! Casi he estado las dos semanas repasando ASOS (¡ahora tienen 50% de descuento en cosas nuevas!), Missguided (juro que no me pagan por publicitarles) y demás tiendas. ¡Espero que os haya servido de algo!

Ya sabéis que podéis decirme lo que queráis o proponerme cualquier tema (¡o crítica al blog!) comentando aquí en el blog o mandándome un tweet a @LunnVic! Siempre contesto y siempre estoy dispuesta a ayudaros con cualquier cosa.

Un saludo y hasta la próxima semana ❤

Cómo sobrevivir al entretiempo y otras desgracias: de invierno a primavera

¡Buenos días! ¿Qué tal estáis?

Aunque esta semana me disteis un tema genial para tratar (Qué ponerse en una graduación, y a ser posible sin gastarse un dineral), he preferido hacer antes este otro. Primero, porque justo ayer comenzó la primavera y concordaba más con el tema. Segundo, porque necesitaba una entrada cortita dado que estoy muy liada este finde. Y tercero, porque no tengo las fotos de mi graduación para enseñaros de un modo mucho más personal los “nunca” y los “permitido”. También aviso de que no sé si habrá entrada el finde que viene, dado que el sábado vuelvo a España y estaré más que liada.

¡Así que empecemos!

No sé a vosotras, pero yo detesto el entretiempo. Sobre todo este que nos toca ahora, esa transición de frío a calor. Porque, al menos, en el de otoño a invierno no nos podemos equivocar poniéndonos algo un poco más abrigado. ¿Pero de invierno a primavera…? Una locura.

Por eso os voy a dar unas pequeñas pautas que son las que tengo ya en mente una vez me despierto y miro por la ventana. Porque, aunque no lo sepáis, mirar por la ventana en la mañana es la cosa más inútil del mundo. En el entretiempo invierno-primavera, el tiempo es tan inconstante que tienes que fiarte de ti misma, y no de las nubes o el sol al otro lado del cristal.

1. Parte superior: ¡Capas!

Y no capas como las de Caperucita Roja, no (aunque… ¿por qué no?). Cuando hablo de capas es para decirte que no tengas miedo en ponerte ese crop top que tienes abandonado desde verano debajo de una camisa, o que no decidas ponerte una camiseta de tirillas más vieja que tu abuela debajo de un jersey. ¿Por qué? Pues porque vayas andando o en metro, con este tiempo con que vayas con un mínimo de prisa vas a sudar. Lo siento, es así. La primavera la sangre altera.

Así, es mejor que cuentes con un As en la manga por si sufres ese sofoco mañanero al llegar a clase o al trabajo (o por si te pilla a media tarde en tu hora libre). Eso sí, también recomiendo que ese as en la manga siempre sea usado debajo de camisas o jerseys gruesos, que te puedan calentar rápidamente una vez pasado el momento horrible.

Si esto no te convence, el binomio cárdigan + camiseta es lo tuyo, puesto que es la forma más fácil de usar las capas. Y quizá te gustaría probar las chaquetas bomber. Una bomber es una chaqueta muy de moda ahora mismo que suele estar hecha de cuero o nylon, y que es muy útil para entretiempo, puesto que las zonas de la cintura y puños son elásticos. Esto hace que se ciña a la piel y no deje pasar las características ráfagas de aire de primavera. Además, al carecer de cuello hace más soportable el llevar una bufanda o pañuelo.

En cuanto a las camisetas, este año quiero probar algo nuevo: los cuellos altos. Nunca han sido mis preferidos, pero utilizados en un crop top me parece que le dan un nuevo giro al estilo y le restan esa apariencia de señora mayor que a mí tanto me echaba para atrás. Además, yo personalmente me he arriesgado con uno de estampado más que llamativo. No es muy primaveral, pero veamos qué puedo hacer con él.

cuello

2. Parte inferior: cintura alta

No es solo una moda, sino que es una tendencia que resulta especialmente útil tanto para invierno como para entretiempo. Al subir un pantalón o una falda hasta la cintura tenemos la seguridad de que al menos todo nuestro estómago y lumbar van a estar bien calentitos (¿nunca os dijo vuestra madre que con los riñones al aire te constipas antes?), por lo que podemos arriesgarnos a enseñar más pierna con unos shorts o a llevar una buena minifalda. Eso sí, sin olvidarnos de las medias, que aún no es verano. Además, a mi parecer las prendas de cintura alta favorecen muchísimo tengas el tipo de cuerpo que tengas, y quedan muy elegantes.

Yo me he aficionado mucho a unos pantalones negros de cintura alta de Primark. Me costaron 18 euros, pero les estoy dando tal uso que a veces olvido que tengo otros vaqueros y pantalones. Mi consejo es que os paséis por Primark, puesto que tienen muchos modelos de cintura alta y no os dejaréis el sueldo como pasaría si los compráis en cualquier otra tienda “normal” (como Pull&Bear o Berskha).

bomberYo aquí con mi bomber y mis pantalones de tiro alto, cumpliendo fielmente mis propias normas de entretiempo.

Otra tendencia que pega fuerte este 2015 son los vaqueros rasgados en las rodillas o con diferente tipos de “roto” a lo largo del pantalón. Aunque para invierno me parecen un poco estúpidos, para este momento de transición viene muy bien tener ese escape de ventilación, puesto que después de un largo invierno de vaqueros y leggins nuestras piernas se merecen un respiro. Eso sí, yo los evitaría si vas andando por la mañana a tu lugar de estudios o de trabajo, a no ser que quieras llevar unas medias transparentes debajo que hagan el mismo efecto. Si no, ¿por qué no?

3. Calzado y abrigo

Otra de mi grandes torturas a la hora de decidir un conjunto en un apacible día de entretiempo en lo que me voy a poner en los pies y sobre la ropa. Siempre acabo sintiendo una especie de angustia tonta, porque le temo al frío más que a la muerte pero al mismo tiempo no hay nada peor que esa sensación de presión en los pies cuando llevas botas en un día caluroso. Y claro. Soy Libra. Y los Libra no sabemos decidir.

Empecemos por lo más fácil: el abrigo. Principalmente, en el inicio del entretiempo seguiría apostando por los abrigos de invierno, porque los días suelen ser traicioneros y el que empieza soleado acaba en nubarrón. Aún así, según se vaya acercando la primavera iré olisqueando las tiendas en busca de algún abrigo tipo trench (comúnmente llamado gabardina, vaya). A mí me encantan estos abrigos porque siempre le dan un toque elegante y sofisticado a cualquiera que lo lleve encima, aunque me echan hacia atrás porque muchos de ellos no suelen ser muy calentitos. Si puedo me haré con uno largo en color khaki (¡color trend este año!) o beige, los más socorridos en una gabardina primaveral. Algo como lo que lleva la bloggera lovely-pepa en esta entrada.

Por supuesto, todo esto habrá que aplicarlo a nuestra propia rutina. Hay que pensar si pasas más tiempo fuera que dentro, si el tiempo que pasas fuera lo gastas paseando o esperando al bus… porque aquí el Lewes me paso el día de arriba a abajo, lo que hace que pronto quiera quitarme hasta la última capa, pero en Eastbourne o en Madrid esperar al bus se me hacía un infierno en los días más frescos.


En cuanto al calzado, es otro tema delicado. ¿Prefiero helarme los pies o sentir cómo se me derriten? Recuerdo el año pasado cómo veía las botas con aberturas y me reía. “¿Para qué quieres unas botas si están todas agujereadas?” le decía a mi amiga, riéndome. Pues, bueno, para estos casos. Unos botines normales siempre van a ser una buena opción, pero unas cut out boots te proporcionan calor en los sitios adecuados y la suficiente ventilación como para no sentir ese cosquilleo del infierno. Está claro que se ven más bonitos sin calcetines o con medias transparentes, pero desde luego para mí este tipo de botas existe básicamente para cumplir esa función.

Yo sé que es difícil acostumbrarse a ver algo tan contradictorio como una bota cercenada a la mitad, dejando el pie al aire, pero os aseguro que es el compañero perfecto para una transición cómoda y trendy de invierno a primavera. Primero, como botas normales con medias, y poco a poco prescindiendo de calcetines y medias hasta llevarlas sin nada a mediados-finales de primavera. Nadie sabe las ganas que tengo de hacerme con unas (no money).

Aquí os dejo unos ejemplos de botas recortadas que me encantan, siendo el primer par de Pull&Bear, el cut out clásico, las siguientes también de Pull (soy consiente de que son más zapatos que botas, pero quería enseñároslas porque las amo) y en tercer lugar unas de de Berskha, siendo algo más atrevidas. Por último, mi preferidas, unas cut out de Zara bastante famosas (y que amo con locura, pero no al precio) y que es mejor verlas puestas (foto de beautycrush), porque así no dicen nada.

botas

En esta categoría de botas recortadas podríamos meter también los zapatos peep toe (ya sabéis, esos que dejan los deditos al aire). Como habéis visto antes en la foto del crop top galáctico, me he comprado unas de New Look de segunda mano (aún con las etiquetas y la suela inmaculada), y no pienso esperar a estrenarlas a que el sol me lo pida a gritos.

Desde siempre he detestado, despreciado y huido de la idea de ponerme zapatos peep toe con medias, pero un vistazo a mi alrededor (y también a un par de streetstyle bloggers) me ha hecho darme cuenta de que no tengo por qué renunciar a mis queridos zapatos solo porque sea invierno. De hecho, he llegado a aceptar la idea de que unos zapatos peep toe con unas medias opacas de color negro (¡o incluso de color vivo!) pueden dar a un outfit un aire renovado e innovador. Evitas que se vean las costuras en la parte de los dedos al ser medias gruesas, y además le das un uso doble a esos zapatos olvidados. ¡Ya os diré cuando lo pruebe (aún no es algo que me atreva a hacer en UK)!

4. Accesorios

No diré que un paraguas es un accesorio de moda, pero desde luego es algo que deberíamos tener a mano a tiempo completo. Ya sabéis que en abril, aguas mil, y seguro que a finales de este mes podríamos decir lo mismo.

Dicho esto, mi consejo en accesorios para salir al exterior es hacerse con un maxi bolso. No hace falta que sea un shopper bag (esos enormes que o se usan para ir de compras e ir metiendo ahí todas las chorradas o para ir a la uni y meter los libros), pero para mí es indispensable que sea lo suficientemente grande para que puedas meter el paraguas. Y no solo el paraguas, si no la cartera, el monedero, el maquillaje (si quieres), guantes, los bonos de descuento del Burguer King o del McDonalds… que es lo que suelo tener yo. Ya sabéis, soy pobre. También está bien que sea grande para poder meter tu bufanda o pañuelo si te sobra.

Aunque os diga esto porque es lo mejor, en realidad nunca he sido mucho de bolsos. Sin embargo, pero poco a poco me voy fijando en algunos que coinciden en tener las tres características que más me gustan: cómodos de llevar, bonitos, y de tamaño medio. Nunca me veréis con un bolso gigantesco o con un clutch en la mano (acabaría perdiéndolo), pero estos bolsos que os voy a enseñar ahora son los que tengo fichados para este entretiempo.

bolsozaraFotos propiedad de beautycrush.

Sí, ambos de Zara… y agotados. Pero estoy haciendo búsqueda intensiva en Aliexpress porque creo que el azul hay un vendedor que lo tiene hasta con etiquetas. ¿Y qué quiere decir eso? Que ya veremos si pronto no tenemos un nuevo capítulo de Trampeando a Zara.

Ah, y, por último, gafas de sol. Sí, junto al paraguas. Nunca sabes cuándo va a salir el sol, por lo que es más que sabio estar preparada para cualquier tipo de clima extremo. El entretiempo es como la guerra, ¡siempre alerta!

5. ¡Colores y estampados!

La forma más divertida y sutil de ir pasando a saltitos de invierno a primavera es ir cambiando la paleta de colores. Así, hay que empezar a dejar un poco de lado los colores más nublados (gris, marrón, negro…) e ir añadiendo poco a poco un toque de color. Los colores pastel están a la orden del día, y además de dar un aspecto fresco y cuqui a cualquier cosa que te pongas, es un paso previo al neón que siempre acaba llegando en verano. Mi pastel preferido es el verde menta, pero como ya habéis visto en el punto anterior el azul cielo en un bolso me vuelve loca. De hecho, creo que añadir estos colores pastel en bolsos es la forma más fácil de llevarlos, y quedan genial con un look de tonos neutros o en total black/white.

En cuanto a los estampados, aunque yo nunca dejo de lado las flores, sí que es verdad que intento que los elegidos en invierno sean en tonos violetas o grises, más acordes con la época. Ahora es cuando poco a poco puedes ir sacando ese vestido de florecillas blancas y rosas y combinarlo con un jersey ancho, chaqueta vaquera… ¡lo que quieras!

Recuerda que el entretiempo está para experimentar mezclando tendencias de invierno y primavera. Aunque puedes intentar prevenirlo con estos consejos, la verdad es que algún día u otro fallarás en el intento de mantenerte en una temperatura neutral.

Mini ráfaga de consejos

  • ¡Mira siempre el tiempo antes de vestirte! Yo siempre miro la aplicación de Yahoo! Tiempo en mi móvil, donde me aparece el clima que va a hacer por horas, la temperatura, el aire… es muy útil, y suele acertar bastante. Creo que en los iPhone viene integrada, pero en los Android hay que descargarla.
  • MAXI FALDAS. Al igual que los pantalones, se llevan de cintura alta y le dan un toque muy primaveral a cualquier cosa sean de transparencias o no. Si no te van mucho, siempre puedes probar con una falda midi tanto de pincel como con vuelo.
  • ¡Vestidos cut out! Como con las botas, lo vestidos con aberturas son una gran tendencia pronosticada para primavera y no es mala idea empezarlos a usar ahora. Si no lo ves claro, prueba a ponerte alguna camiseta de encaje debajo para que haga un bonito detalle en la parte cut out.
  • Jersey crop top. Puede sonar contradictorio, pero conjuntados con un pantallón de talle alto crean un outfit perfecto para entretiempo. Calentito en el top, calentito en los pantalones y solo una fina línea al aire libre. ¡Atrévete!

¡Y esto es todo por hoy! ¿Qué os ha parecido? ¿Tenéis alguna fórmula para no pasarlo más en el entretiempo? Y lo mejor, ¿de qué os gustaría que hablase próximamente?

Ya sabéis que podéis contarme cualquier cosa, preguntarme lo que queráis y hasta decir lo que no os ha gutado comentando aquí (¡se agradece!) o mandándome un tweet a @LunnVic, ¡os estaré esperando!

¡Que paséis buena semana!

San Valentín 2015: Outfits y mini consejos para no cagarla.

Debería haber hecho esta entrada la semana pasada, ¡lo sé!

Algo que deberíais saber de mí es que me encanta San Valentín. Sé que es una fiesta consumista, que el amor se tiene que demostrar todos los días, que es cursi, blah. Pero, ¿sabéis qué? ¡Que me da igual! Soy una romántica empedernida desde que tengo memoria, y pierdo el culo por cualquier cosa que sea romántica (romántica de verdad, no de esas pelis/libros que te venden como románticos y… eh… hum, no).

Recuerdo la mayoría de los San Valentines que he pasado sola, pero también recuerdo con mucho cariño el primero que pasé en pareja, así que si alguna de vosotras va a pasar este San Valentín con su nueva pareja o, por el contrario, simplemente se os ha ocurrido salir a cenar a celebrarlo, aquí os traigo unas cuantas ideas/consejos para outfits para todos los bolsillos. Por supuesto, revoloteando alrededor de mi gusto personal.

 

1. KEEP IT SIMPLE

Creo que este es el consejo más fácil y el que más me habría gustado oír el febrero pasado. Acabé vestida casi como un árbol de Navidad, con un montón de accesorios a juego, falda incómoda que se subía, jersey que me asaba dentro del restaurante… iba mona, pero incómoda. Y en una cita adorable como esta, en la que considero que vale más el hecho de celebrar el día que arreglarse para ello, es mejor estar cómoda. Y por eso os traigo esta preciosidad preciosa preciosamente preciosísima:

mono Los que lleváis un tiempo siguiendo el blog, o a mí en twitter, ya sabéis lo mucho que me gustan los monos. No son difíciles de combinar, una sola pieza te vale menos que un conjunto de camiseta+pantalón/falda y no tienes que andar preocupándote por si se te ven las vergüenzas si es algo corto, como con un vestido. Para mí son todo ventajas, y como ya he dicho que para el primer outfit quería algo sencillo, ¡qué mejor que esto!

Odio el color rojo, y San Valentín es todo color rojo, así que quería evitar esos estereotipos… pero el granate (o burgundy, como se llame) es otra cosa. El granate es un rojo elegante, y por eso me encanta cómo queda en esta prenda. Ya estuve tras un mono efecto kimono de este estilo, el de Berskha, pero se me acabaron las tallas S y además no me acababa de convencer. Pero este me parece superior en todo: el diseño con el cuello cruzado y la espalda entreabierta, el bordado del tejido, la calidad… ¡Y puede llegar a ser hasta barato!

Este mono es de Urban Outfitters. Y diréis: “Irene, ¿ES QUE TE CREES QUE SOMOS RICAS?” Pues no, no, para esto es este blog, para gente que no es rica. Pero si miráis bien el enlace, el mono ahora cuesta 12 euros cuando antes costaba 75, ¡REBAJAZA!

El único problema son los gastos de envío: siendo UO una marca de UK, cobra un pastón por enviar los paquetes. Es decir, que te gastas 9 euros en el envío. Eso sí, en 3-5 días lo tienes en tu casa, así que lo tendrías en tu armario antes de San Valentín, que es lo importante.

PERO lo bueno de UO es que tiene Rebajas muy buenas, y puedes quedar con amigos o amigas para compartir envío y que os salga más barato. De hecho, hay ofertas muy buenas como este otro mono muy elegante o este precioso vestido verde esmeralda. ¡Si sabéis rebuscar hay chollazos!

Siento haberme liado con este mono en particular, pero realmente me parece muy buena idea (y creo que voy a picar con él, que desde UK a mí me sale a 15 euros, ups). Si no, siempre tenéis la opción del mono de Berskha, o cualquier otro mono. Por ejemplo, esta es la idea de la blogger de instagram Kkarmalove para una cita de San Valentín con mono y kimono ligero (se nota que allí en Los Ángeles no hace frío). Sé que en la imagen parece un poco meh, pero pilláis la idea, ¿no?

kkarmalove

Recordad: ¡SIMPLEZA Y COMODIDAD!

2. VESTIDO

La prenda más socorrida para cualquier tipo de cita romántica. Ya sea un aniversario, una primera cita (de las serias) o San Valentín, la mayoría de nosotras piensa en qué maldito vestido elegir. Y aunque podría escogeros 20.000 de SheInside o de Aliexpress, el problema aquí es que lo necesitamos para el sábado que viene. ¡EL QUE VIENE! Así que hay que ser rápidas.

Por eso olfateé entre la sección de Rebajas de H&M y encontré esto:

hmprod (1)

Siempre me duele poner la foto del producto y no la de la modelo llevándolo puesto, que es donde realmente se aprecia cómo queda, pero en esta ocasión tenía serias dudas de que el vestido no estuviese photoshopeado encima de la modelo, así que, ¿para qué?

Este vestido cuesta 14 euros, un precio bastante razonable si lo encontráis en tienda (si no, los gastos de envío te lo encarecen un poco, dado que H&M no tiene aún envío gratis a tienda). A mi parecer, un vestido negro asimétrico te salva de absolutamente cualquier problema, de cualquiera (en cuanto a acertar con qué ponerse, claro).  Puedes adaptarlo a una cita más elegante con tacones o usarlo en una quedada más “de tarde” (lo que la gente suele llamar estilo “rockero”) con unos botines con algo de plataforma, así que como puedes ver es una prenda muy flexible. ¡Y además luego lo puedes usar para salir de fiesta!

En serio, ¿qué más le podéis pedir a un vestido?

Pues que venga en otros colores, por ejemplo. Y estáis de suerte, porque esta cosita bonita está también disponible en color rojo. No sé cómo será en persona, pero en la web a mí me parece un rojo muy chillón, casi neón (¿existe el rojo neón?) y no sé si me gustaría. Pero si lo que buscáis es un clásico vestido rojo para San Valentín, a ello. Recomiendo exactamente el mismo (y además, la modelo aquí sí parece llevar el vestido puesto).

3. FLORES. MUCHAS FLORES.

He hablado del color rojo, de vestidos… y claro, me faltaban las flores. Yo los tejidos floreados los uso en todas las épocas del año porque me parece que dan un aspecto desenfadado a cualquier look, y si no tienes una cita de las de restaurante de pitiminí (suerte la tuya si tienes) quizá te atraiga más esta idea.

Aunque la mini falda es una prenda muy femenina a la que amo con locura, no es algo que me apetezca llevar en invierno, y menos para una quedada nocturna (o incluso por la tarde. Yo las mini faldas con este frío me las pongo los días que menos tiempo voy a pasar en la calle).

Así que aprovechando a que ahora están muy de moda os recomiendo apostar por una falda midi floral, como esta que tienen en Pull&Bear de nueva colección y que tiene un vestido hermano gemelo (enamorada me hallo).

faldamidi(No sé qué tiene Pull&Bear en contra de poner sus faldas con la cintura tapada por camisetas enormes, pero a mí me molesta personalmente. ¿Nos os pica saber cómo queda a la cintura? ¿Por qué lo ocultan? ¡Ayuda!)

Volviendo al tema, esta falda me gusta especialmente porque no llega a ser del todo midi, así que no tienes que preocuparte de que sea demasiado larga. Además, tiene ese estampado floral que busco en una cita romántica, pero no en los ya muy vistos colores rosados, crema o rojizos. De hecho, a mí me parece que le da un giro inesperado al típico outfit de falda floral, con tonos más fríos (¿azules? ¿malvas? ¿grises?), más invernales, para un claramente frío 14 de febrero. Siguiendo en esta línea, señalaré que la tela me parece gordita y con un puntuado de lo más original, lo que la hace aún mejor. Lo malo es que cuesta 23 eurazos, pero a veces no puedo ahorraros los cuartos. ¡Lo siento!

¿Y qué me pongo de top con esta cosa? Pues, señora, todo depende de a dónde vaya usted a su cita. Y eso me lleva al siguiente punto.

4. SABIDURÍA DE LA BUENA

Para este apartado no tengo outfit, pero tengo una rápida ráfaga de mini-consejos aprendidos a contrarreloj a base de ir a citas y cagarla en todas ellas (lo siento por mi novio que me ha visto quejarme de mi elección de ropa mil veces).

  • Primero piensa en qué tipo de cita va a ser y dónde iréis. ¿Será elegante? ¿Vais a dar un paseo al parque o por la ciudad? ¿A un café? ¿Vais a ir a la hamburguesería más cercana a poneros como focas? Cada sitio tiene su dresscode secreto. Por favor no te me plantes en un italiano de menú caros en zapatillas. Ni en un Taco Bell con vestido y tacones. Si se da la ocasión de que no tienes ni idea de dónde vas, o intenta averiguar un poco cómo tienes que ir, o elige la opción del mono.
  • CAPAS. Estamos en pleno invierno y no sé en España (bueno, alguna idea tengo), pero aquí en UK yo me muero de frío. Y como nos morimos de frío, en cualquier coffee shop o restaurante tienen la calefacción a tope. Parece un consejo algo tonto, pero si eliges un outfit que lleve jersey incorporado y vas a ir a cenar a un sitio cerrado, asegúrate de que tienes algo bonito debajo también (Por ejemplo, yo me pondría un jersey blanco con la falda midi pero debajo llevaría una camiseta blanca sencilla). No os imagináis lo mucho que me acuerdo de mi primer San Valentín sudando la gota gorda en un Tommy Mels. ¿Un cárdigan, chaqueta o kimono calentitos por encima del conjunto? Fetén.
  • Olvídate de los tacones. A no ser que sea un restaurante muy distinguido o luego hayáis quedado para salir de fiesta, yo no iría a una cita de San Valentín con unos tacones de infarto. Más que nada, por comodidad. Cualquiera de los outfits que he puesto se pueden llevar con una cuña moderada  (o alta), pero prescindiría de unos tacones que hacen parecer todo mil veces más pitiminí. Por supuesto, esto es cuestión de gusto, y si tú quieres ponerte tacones, ¡a ello! Ya sabéis que completan cualquier look.
  • Accesorios: de nuevo, menos es más. Una pulsera discreta, un anillo… pero no recarguéis mucho el conjunto, sobre todo si se parecen a los que he puesto hoy por aquí. Keep it simple!
  • Si la cita va a ser una cena tranquilita en casa de alguno de los dos, no me molestaría mucho en elegir algo especial o en arreglarme, porque en una ocasión así me parecería algo más personal. Vaqueros, camiseta y va que chuta. En estos casos yo me centraría más en otro tipo de outfits (sí, de esos de encaje que van debajo de los que he puesto yo).
  • ¡DISFRUTA! Al fin y al cabo, si estás en una cita de San Valentín es porque estás con la persona que quieres, y eso hay que celebrarlo. 

 


 

¡Y eso ha sido todo por hoy! ¿Qué os ha parecido? Y vosotras, ¿qué llevaríais a una cita de San Valentín? ¿Qué vais a llevar las que tenéis una cita? ¡Contádmelo todo en twitter a @LunnVic!

¡Que tengáis una fantástica semana!

¡Mono a la vista!

Foto 18-07-14 13 45 24 THIS

¡Buenos días!

Muchos conocéis esta sesión de fotos amateur que me hice en verano. Era para un concurso de Romwe en el que tenías que mandar una foto con este precioso mono con estampado de paisley para ganar un bono de 50$ en la tienda. Lamentablemente, no solo me llevé una mala experiencia (Romwe publicó mi foto en su instagram sin darme crédito ni a mí, ni a la fotógrafa, mi hermana), sino que desde la semana siguiente Romwe retiró todas las fotos de sus productos en la web.

En mi opinión, un gran error, puesto que me da mucha más confianza entrar, por ejemplo, en SheInside o incluso Aliexpress y ver fotos de las compradoras con el ítem puesto o estirado en la cama sin más. También, antes se podía dejar comentarios, con lo que las compradoras aprovechaban para poner si les había gustado la prenda o no, pero ya no lo hacen. ¿Demasiadas malas críticas? Jamás lo sabremos.

Foto 18-07-14 13 42 12 THIS

Volviendo al tema, tenía muchas ganas de compartir estas fotos con vosotros, no solo porque son las únicas que tengo en outfit completo con una buena cámara, sino porque de verdad quiero enseñaros la comodidad de este mono.

Para empezar, la alegría fue que me costó solo 7 euros. Ahora mismo en la web por las rebajas está a 13 euros, pero el precio original es de 20 euros. No sabría decir si su precio original merece la pena por este mono, pero desde luego los 7 euros que pagué están más que justificados. La tela externa es de chiffón, y por dentro tiene un forro muy suavecito que me encanta. Además, los tirantes son ajustables y tiene una tira elástica a la cintura para hacer forma de reloj de arena.

No os imagináis lo cómodo que es. Me lo he puesto para todos los viajes largos de este verano (de esos de 5 horas en bus) y no he notado que me tirase en ningún momento. Además, lo que me echaba para atrás de los monos es lo difícil que puede ser ir al baño con ellos, pero este al ser elástico es muy fácil de quitar al ir al lavababo.

Foto 18-07-14 13 44 51 THIS

Aparte de deciros que no os fijéis en mi postura de robot o en mis muslos de competición, me gustaría decir que sé de dónde son los zapatos, pero no lo recuerdo. Sólo sé que los compré en una tienda de Tarazona (en Zaragoza) una vez que fui a visitar a mi hermana, que vive allí. La verdad es que son muy cómodos a pesar del tacón fino que tienen, y ese estilillo étnico me volvió loca desde el primer momento en que los vi.

Foto 18-07-14 13 47 28 THIS

En cuanto al sombrero, es de El Corte Inglés, y me costó (más bien a mi madre), 10 euros. Aún no lo he podido estrenar fuera de esta sesión de fotos, aunque tengo muchas ganas, porque las veces que he salido de casa este verano han sido para viajar y al ser tan despistada, no quiero dejármelo por ahí.

El collar como veis es bastante sencillito. Lo compré en ebay por 1 euro o así. La pena es que el vendedor ya no lo tiene en su tienda, así que no puedo daros el link exacto, pero he encontrado este otro vendedor que también lo tiene y seguro que no tendréis ningún problema.

la foto

Además, tenéis que saber que por supuesto yo no me sé pintar así de bien. Me maquilló (siempre ella) mi hermana Cristina, que precisamente lleva un insta-blog de maquillaje. No recuerdo la paleta o la base, pero recuerdo perfectamente que el pintalabios es el Vegas Volt de MAC. Me obsesioné tanto con él que mis amigas me lo regalaron como despedida antes de venirme a UK.


Sé que tendría que haber hablado del Black Friday, pero ya que el descuento se ha pasado, prefiero hablar de las cosas que me cogí ese día en otro post cuando las tenga todas conmigo.

Y esto ha sido todo por hoy. ¿Qué me decís? ¿Os gusta el mono?